ARTE DE LA SEDUCCION ROBERT GREENE PDF

De hecho, al ayudarnos a posicionarnos como un seductor, estos perfiles nos ayudan a trabajar en nuestras fortalezas. Este perfil es exigente porque tienes que concentrarte casi exclusivamente en el otro para descubrir lo que le falta. Es un poco como Patrick Jane, el mentalista. Su despliegue natural de debilidad desarma a sus interlocutores y lo hace comprensivo. Nos gusta ser guiados, especialmente por aquellos que prometen aventura y fortuna. Perfil 9: La estrella La Estrella atrae todas las miradas y permanece inaccesible.

Author:Faukasa Junris
Country:Grenada
Language:English (Spanish)
Genre:Software
Published (Last):11 October 2013
Pages:87
PDF File Size:7.59 Mb
ePub File Size:13.82 Mb
ISBN:268-5-54345-619-7
Downloads:53471
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zologal



Next skip Prefacio. Los hombres se aficionaban a esos placeres sensuales y refinados: se enamoraban. Para Cleopatra, fue un medio para consolidar un imperio. Seduciendo a las masas, pudieron acumular inmenso poder sin el uso de la fuerza. La publicidad se infiltra, predomina la venta blanda.

Pero hay un momento en nuestra vida, en que todos actuamos de otro modo: cuando nos enamoramos. Caemos entonces bajo una suerte de hechizo. Si esto dura demasiado, algo en nosotros se vence: nos rendimos a la voluntad del ser amado, y a nuestro deseo de poseerlo. Los queremos de vuelta. No hay momento que perder. Aun si creemos adivinar sus intenciones, es tan agradable estar con ellos que eso no importa.

Imaginan a cada persona como una especie de castillo amurallado que sitian. Los seductores no improvisan; no dejan al azar este proceso. Como todo buen general, hacen planes y estrategias, con la mira puesta en las particulares debilidades de su blanco.

Dejar las cosas al azar es buscarse problemas, y revela que no tomamos al amor y al romance muy en serio.

Un seductor no ve el amor como algo sagrado, sino como una guerra, en la cual todo se vale. Su mirada apunta afuera, no adentro. Son varias las razones de esto. Los seductores se conciben como fuente de placer, como abejas que toman polen de unas flores para llevarlo a otras. No puede resistirse a una persona que entra en su vida ofreciendo aventura y romance. Un seductor ve la vida como teatro, en el que cada quien es actor.

Los seductores, en cambio, pueden ser cualquiera y asumir muchos papeles. No comercian en juicios morales; www. Todo es adaptable, fluido, como la vida misma. Ambos lados son igualmente importantes.

Kennedy, Duke Ellington ; manuales sobre el tema en particular el Arte de amar de Ovidio ; y relatos imaginarios de seducciones Las amistades peligrosas, de Choder-los de Lacios; Diario de un seductor, de Soren Kierkegaard; La historia de Genji, de www.

Mis ideas son mis rameras". Existen nueve tipos de seductores en el mundo. Los Libertinos adoran insaciablemente al sexo opuesto, y su deseo es contagioso. Las coquetas son autosuficientes, y poseen una frescura esencial fascinante. Los encantadores quieren y saben complacer: son criaturas sociales. Un libertino desenvuelto fascina, y sus excesos se disculpan, pero uno desganado no merece respeto.

Erradica a toda costa las tendencias antiseductoras que puedas tener. Concibe estos nueve tipos como sombras, siluetas. A un hombre suele agobiarle en secreto el papel que debe ejercer: ser siempre responsable, dominante y racional. La sirena es un espejismo: tienta a los hombres cultivando una apariencia y actitud particulares. Y mientras prolongaba su estancia en Egipto, lejos de su trono en Roma, en el imperio estallaba toda clase de disturbios.

Cleopatra iba sentada en cubierta, rodeada y abanicada por cupidos y caracterizada como la diosa Afrodita, cuyo nombre la multitud coreaba con entusiasmo. Una sola imagen sobrevive de Cleopatra —un perfil apenas visible en una moneda—, pero contamos con numerosas descripciones escritas de ella.

Su voz, de la que hablan todos los autores, era cadenciosa y embriagadora. Pero www. Otros, que lo que los tentaba era mi voz. Antes de aparecer en el foro, o incluso en una fiesta, Marilyn pasaba horas frente al espejo. La verdad era que esa imagen tardaba horas en cuajar. Voz, porte, rostro y mirada eran inventos, teatro puro.

Eres una mujer que emite vibraciones sexuales, hagas o pienses lo que sea. El mundo entero ha respondido ya a esas vibraciones. Salen de la pantalla cuando apareces en ella". Lo que diferencia a la sirena del sexo de la cortesana o prostituta es su toque de inocencia y vulnerabilidad.

Una mujer no necesariamente tiene que nacer con los atributos de una Marilyn Monroe para poder cumplir el papel de sirena del sexo. Tu porte, voz y actitud son deliciosamente ambiguos: eres al mismo tiempo una mujer experimentada y deseosa, y una chiquilla inocente.

A veces un hombre poderoso www. Ellas cantan las glorias del pasado, de un mundo similar a la infancia, sin responsabilidades, un mundo de puro placer. Un hombre suele arruinarse a causa de una sirena, pero no puede desprenderse de ella. Muchos hombres poderosos tienen una vena masoquista. Pero una cara bonita no hace a una sirena; por el contrario, produce excesiva distancia y frialdad.

Ni Cleopatra ni Marilyn Monroe, las dos mayores sirenas de la historia, fueron famosas por tener un rostro hermoso. Aunque una sonrisa y una incitante mirada son infinitamente seductoras, nunca deben dominar tu apariencia.

Son demasiado obvias y directas. La voz. La sirena debe tener una voz insinuante que inspire erotismo, en forma subliminal antes que abierta. Casi todos los que conocieron a Cleopatra hicieron referencia a su dulce y deliciosa voz, de calidad hipnotizante. Su voz es serena y pausada, como si nunca hubiera despertado del todo —o abandonado el lecho.

El cuerpo y el proceso para acicalar. Si la voz tiene que adormecer, el cuerpo y su proceso para acicalar deben deslumbrar. Ninguna otra mujer en la historia ha podido jactarse de un guardarropa tan extenso y elaborado. Su entrada a un baile, en , tuvo un efecto pasmoso. Portaba el tocado de las bacantes: racimos de uvas doradas entretejidas en su cabellera, arreglada al estilo griego.

Los accesorios sirven para hechizar y entretener. El movimiento y el porte. En el siglo V a. La sirena se mueve graciosa y pausadamente. Como el mar, la sirena te tienta con la promesa de aventura y placer infinitos.

Olvidando pasado y futuro, los hombres la siguen mar adentro, donde se ahogan. Pero, en general, es poco lo que puede hacen su poder proviene de su efecto en los hombres, y debe aprender a aceptar, o ignorar, la envidia de otras mujeres. Estos dos factores contribuyeron al suicidio de Marilyn Monroe. Una mujer nunca se siente suficientemente deseada y apreciada. Puede ser infiel, deshonesto y amoral, pero eso no hace sino aumentar su atractivo.

A diferencia del hombre decente normal, el libertino es deliciosamente desenfrenado, esclavo de su amor por las mujeres.

Era insolente e ingenioso. Alguien a quien evitar a toda costa. Esta vez iba disfrazado de mendigo, pero su modo de mirar era inconfundible. El libertino apasionado resuelve este dilema de forma muy astuta. Esta es una labor agotadora. Por consiguiente, no inspira temor. Esta es la excusa perfecta para un seductor. Y esto pese a que sea de baja estatura, calvo y feo excepto cuando la cara se le ilumina de entusiasmo. Todo era vago y sugestivo. Iniciaba toda clase de celebraciones y rituales rememorando el imperio romano.

No era fascista, sino una suerte de esteta socialista. El hombre es tradicionalmente vulnerable a lo visual. Porque mi sexo es susceptible a las palabras, lo embrujan, quiere ser dominado por ellas". El libertino es tan promiscuo con las palabras como con las mujeres. Ambos dependen de las palabras. Recuerda: lo que importa es la forma, no el contenido. Da a tus palabras un elevado sabor espiritual y literario, el mejor para insinuar deseo en tus involuntarias presas.

El desea en cada mujer la totalidad de la feminidad. Pero a lo largo de la historia, y en todas las culturas, este tipo ha tenido un efecto implacable. El libertino ofrece lo que la sociedad no permite normalmente a las mujeres: una aventura de placer absoluto, un excitante roce con el peligro.

GEOMETRIA PROYECTIVA PDF

El arte de la seducción

.

AFTER AUSCHWITZ RUBENSTEIN PDF

Libros eBooks

.

COSMETIC AND TOILETRY FORMULATIONS VOLUME 8 PDF

Arte-de-la-seduccion-Robert-Greene.pdf

.

CATALOGUE DES ROULEMENTS TIMKEN PDF

El Arte de la Seducción, resumen. Robert Greene

.

Related Articles